¿Qué es la ansiedad?

 

La ansiedad es una respuesta de supervivencia que nuestro organismo pone en marcha para poder luchar o huir de aquello que es una amenaza para nosotros.

Así  cuando nos percatamos que  estamos en peligro el organismo despliega una serie de respuestas  a nivel  psicofisiológico, cognitivo y motor  para poderle hacer frente a este.

Por ejemplo si me dispongo a cruzar la calle con el semáforo de peatón en verde y veo que viene un coche con tanta velocidad que no le da tiempo a frenar, gracias a la respuesta de ansiedad me pondré a salvo. Para ello mi organismo se pondrá en marcha,  actuando a nivel cognitivo y pensando, oh no este coche va demasiado rápido y no le dará tiempo a frenar, me va atropellar!. A nivel fisiológico mi corazón se acelerará bombeando más sangre y llevará más oxígeno a mis músculos y gracias a ello podré actuar a nivel motor  dando un gran salto, quitándome así  de en medio de la carretera o correré rápidamente hacia la acera.

En otras ocasiones la ansiedad  también se pone de nuestra parte aunque no sea específicamente para luchar o huir de un potencial peligro, por ejemplo ante un examen. Si el hecho de pensar que tengo un examen me causa un poquito de ansiedad, esta actuará poniéndonos en alerta como si ante un pequeño peligro nos encontrásemos, gracias a este estado aumentan los niveles de atención y concentración, y por consecuente nos ayudará a pasar el examen con éxito.

Visto desde este punto de vista nos debería alegrar sentir ansiedad, ya que sin ella podríamos morir o suspender. Esta ansiedad yo la llamo “ansiedad buena”.

 

Sin embargo hay personas que os aseguro no se alegran de sentir ansiedad,  esto ocurre cuando sufren lo que yo llamo “ansiedad mala”, esta suele producir un gran sufrimiento y termina afectando a diferentes ámbitos de sus vidas,  como el social, familiar y/o laboral.

 

¿Pero  qué es  la “ansiedad mala”?

 

Realmente es el mismo mecanismo que ocurre en nuestro organismo cuando tenemos “ansiedad buena” pero la diferencia está en que la respuesta ansiosa se pone en marcha sin que exista un peligro real, además  la intensidad de esta respuesta puede ser excesiva o mantenerse durante un periodo muy largo de tiempo.  Es decir, se activarian una serie de respuestas cognitivas, psicofisiológicas y/o motoras de manera innecesaria.

Es como si el organismo se preparase para luchar contra un león cuando en realidad se trata de un lindo gatito.

 

 

 

 

 

¿Cuáles son los síntomas de ansiedad más comunes?

 

A nivel físico y fisiológico podemos sentir:

  • Tensión muscular o irritabilidad.

  • Mareo, vértigo, nauseas.

  • Presión en el pecho, palpitaciones, taquicardia.

  • Sudores, oleadas de frío y/o calor.

  • Temblores, escalofríos.

  • Incontinencia, ganas de ir al baño, sensación de mariposas en el estomago.

A nivel cognitivo y emocional:

  • Dudas o preocupaciones excesivas

  • Miedo hacia cosas, situaciones, pensamientos, emociones o sensaciones.

  • Imaginar cosas negativas o catastróficas

  • Vergüenza excesiva

  • Sensación de incapacidad.

  • Miedo a que nos esté ocurriendo algo muy grave o peligroso

A nivel conductual:

  • Evitar cosas o situaciones

  • Parálisis o incapacidad para realizar ciertas cosas o conductas.

  • Comprobaciones excesivas, lavados de manos, desinfección.

  • Evitar hacer, decir o pensar ciertas cosas.

Los síntomas de la ansiedad  suelen ser muy desagradables para las personas que lo sufren. Aunque realmente estos síntomas no son peligrosos, las personas suelen vivirlo como si sí lo fueran, es por ello que un intento de huir de estos o de luchar contra ellos las personas suelen evitar  cosas, situaciones  o desarrollar ciertas conductas  para que no aparezcan los síntomas. En un primer momento estos mecanismos de lucha o huida pueden generarle un poco de alivio o sensación de control sobre la situación pero a largo plazo lo único que consiguen es perpetuar más la ansiedad e interferir de manera negativa en otros ámbitos de su vida.

 

Si crees que puedes estar padeciendo un trastorno de ansiedad te recomiendo que visites un profesional de la psicología,  para valorar tu caso y ayudarte a superarlo, si finalmente es esto lo que te ocurre.

 

 

No merece la pena quedarse enredados en el sufrimiento que genera la ansiedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

RABIETAS INFANTILES

January 28, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes

November 1, 2018

September 7, 2018

May 13, 2018

May 1, 2018

April 18, 2018

Please reload

Archivo